Gianni Infantino, presidente de la FIFA, negó que haya obligado a los clubes a que se jugara la final de la Copa Libertadores durante la jornada de ayer y desmintió los dichos de Rodolfo D’Onofrio durante la jornada de hoy:“En ningún momento pedí que se jugara el partido. Quiero aclarar eso ante la serie de falsos rumores diseminados”, indicó el suizo-italiano.

En una entrevista que le concedió a “La Nación”, el máximo responsable del fútbol mundial también descartó haber amenazado con sanciones a las instituciones si es que la final no se disputaba en la jornada de ayer. “No amenacé a nadie con sanciones disciplinarias en caso de que el juego no tuviera lugar”, enfatizó luego de haber abandonado el país en la tarde de hoy.

“Cualquier decisión sobre este partido pasa por la Conmebol, nunca por la FIFA”, indicó para luego hacer referencia a los hechos de violencia que se vivieron en el día de ayer en Núñez: “Lo de ayer me entristece. La violencia no puede tener lugar en el fútbol, y la seguridad y bienestar de jugadores, espectadores y jueces debe ser siempre la primera prioridad”, concluyó.

Deja un comentario